miércoles, 25 de agosto de 2010

Origen de la palabra Matrimonio

Se llama «matrimonio» y no «patrimonio» a la unión legal heterosexual entre varón y mujer, denotaría que la palabra nacería para bautizar la más arcaica unión entre madres.




Cuando la unión era entre mujeres, se llamaba, lógicamente, «matrimonio»: "unión de madres para cuidar de su descendencia y asegurar que la herencia el «matrimonio» las posesiones valiosas pasasen de madre a hijas por vía matrilineal".



Entonces existía la familia maternal que cuidaba de la prole y dejaba la herencia exclusivamente a las hijas.



Y por tanto, la Institución Maternal, sería anterior a la Institución Patriarcal del matrimonio heterosexual que legalizaba la unión de una mujer con un varón.



«Matrimonio», que a pesar de que incluía a ambos miembros de diferente sexo, ya que era la "unión de padres para cuidar de su descendencia y dejarles en herencia su patrimonio", no pasó a denominarse «patrimonio».



Lo que pone de manifiesto que la Institución Heterosexual del Matrimonio, nació posteriormente. Sabemos que nació y contribuyó a consolidarlo, cuando surgió el poder del patriarcado y del Estado.



Corroboraría que la UNIÓN LEGAL LÉSBICA fue anterior a la unión legal heterosexual, el hecho de que la palabra gamein "casarse" (del griego gamélios "nupcial" E. U. I, T. 25, 1988: 645) deriva de gamella, que denominaba cada uno de los arcos del yugo que se ponía a las vacas (o a los bueyes o a las mulas), que tiraban del carro o del arado, es decir dos animales del mismo sexo, bien femenino, bien castrados masculinos.



Hay otras evidencias que muestran que antes de que naciese la familia patrilineal monógama, por la cual un varón se unía a una mujer y se obligaba a la tarea de cuidar a sus hijos legítimos, a cambio de la fidelidad de su esposa, primero existieron otros tipos de familia.



Las FAMILIAS MATERNALES: matricéntrica, una madre con sus hijas e hijos pequeños y las uniones maternales de dos madres con sus hijas y otras tipos, surgieron acorde con la Mitología matriarcal, desconocedora del papel del varón en la procreación humana.



Mientras que la familia patriarcal, surgió y se generalizó en las sociedades de la Edad del Bronce, cuando el varón comprendió que era su semen el causante de la fecundación de las mujeres y no debido a la voluntad de Diosas.



Los hallazgo arqueológicos muestran que el más arcaico matrimonio matriarcal fue el HOMOSEXUAL DE MUJERES. Algunos testimonios artísticos de matrimonios homosexuales de mujeres halladas en todos los continentes en los períodos más arcaicos de cada cultura, cuando aún el varón no se representaba en manifestaciones artísticas y muchos miles de años antes de que se vinculase a una mujer e implementase la institución del matrimonio heterosexual.



Obras de arte de la Prehistoria y de culturas primitivas de parejas de dos mujeres estrechamente vinculadas.



Presentan caracteres sexuales tanto femeninos como masculinos que denotan su hermafroditismo.



Serían reflejo de las Madres Ancestrales que (se creía), enviaban mágicamente el embarazo.



Evidenciaría por un lado, la existencia de ritos de Fertilidad homosexuales femeninos para propiciarlas. Por otro lado, un tipo de familia maternal resultante del matrimonio entre mujeres. Y dado que están embarazadas, pondría de relieve que la bisexualidad y la no-monogamia era normal.



EL MATRIMONIO FEMENINO existente aún en algunas sociedades maternales primitivas africanas: entre los Lovedus del Transvaal de la República Sudafricana, en donde cualquier mujer puede desposarse con otra, tras pagar la compensación correspondiente a sus parientes.



También es practicado entre las Nuers / Abigares de Etiopía y en otras tribus de habla Bantú, en donde una mujer tiene la posibilidad de casarse con una o varias mujeres y ella administra las riquezas, casa y ganado, a la vez permite que sus «esposas» sean visitadas de noche por sus amantes varones.



En tribus matriarcales de las Kikuyo / Wakikuyo del grupo de los Masai de Kenia, existe además la forma de unión conyugal en la que una viuda puede comprar una mujer.



También en Mesopotamia, existía el matrimonio entre mujeres, hasta época histórica según lo pone de manifiesto:



En el mismo Código de Hammurabi aparece la caracterización de salzikrum, como una especie de mujer-hombre, con diferentes derechos de herencia respecto a otras mujeres, eran mujeres que probablemente estaban destinadas a un rol de sacerdotisas, podían tener una o varias esposas, así como la posibilidad de adoptar hijas.



Igualmente existía el matrimonio entre mujeres en China: Cuando dos mujeres se relacionan entre sí como "marido" y mujer se denomina esa situación como dui shi. Se registra fuera de los casos de la corte también casamientos grupales de lesbianas. Y "Asociaciones de la Orquídea Dorada" que existían en el sur de China sobrevivieron hasta el siglo XX, las mismas incluían ceremonias de casamiento e intercambio de presentes entre "esposa" y "marido".



Luego existió el MATRIMONIO MATRILINEAL, que se establecía a cambio de prestaciones laborables del cónyuge varón, o tras pagar el precio de la novia / lobola (bienes que ha de pagar el varón para formar parte de una familia matrilineal, de forma paralela y opuesta a la dote que paga la mujer para entrar a formar parte de una familia patrilineal).



También ha existido la promiscuidad femenina legalizada estable: la POLIANDRIA. Institución que ha sido descrita tendenciosamente por algunos etnólogos como: «los varones se tenían que conformar con tener una sola mujer entre varios» y Siempre el afán patriarcal de considerar «la posesión» en manos masculinas! Cuando en realidad, cuando se practica la poliandria, una mujer tiene a su servicio sexual varios esposos.



El matrimonio poliándrico se cree muy poco normal, a causa de que se ha evitado divulgar, por intereses patriarcales de dominación, ya que su presencia subrayaba la alta posición femenina y remarcaba el lugar preponderante que ocupaba en su sociedad. Y también es una institución cuya realidad ha sido encubierta por intereses puritanos, pues mostraría que en otras sociedades, se permitían a las mujeres conductas sexuales consideradas «poco edificantes».



Y aún, antes de que se realizase el matrimonio patriarcal heterosexual, mediante el sistema de intercambio o contrato, establecido en la sociedad patriarcal ya asentada, sabemos que hubo otro sistema durante la transición del matriarcado al patriarcado: el MATRIMONIO MEDIANTE EL RAPTO. Es decir, que el varón bárbaro y sin recursos, obtenía una valiosa y culta mujer por la fuerza, como botín de guerra, a la vez se apropiaba de sus conocimientos y de sus posesiones: de su «matrimonio».



De este matrimonio por rapto se conservó mucho tiempo memoria en la institución implantada en las primeras etapas del patriarcado.



Comprobaría la evolución religiosa y familiar, el hecho de que, mientras que hay manifestaciones artísticas, tanto de mujeres solas, como de imágenes dobles femeninas, de carácter sexual desde el Paleolítico, no existen representaciones artísticas, ni de parejas heterosexuales, ni de hierogamia ritual, ni de coito heterosexual hasta la Edad del Bronce, a partir del II milenio adne.



Y no quiere decir que nuestras ancestras no tuvieran relaciones heterosexuales, sino que aún no existía el Principio masculino que se considerase necesario y de igual importancia para asegurar la Fertilidad. Y por tanto aún no había nacido la familia patriarcal.

©Copyright 2000 Martín-Cano Todos los derechos reservados.

Escrito por: Francisca Martín-Cano Abreu.