martes, 15 de febrero de 2011

Sindrome de Harry Benjamin : Transexualidad Femenina

El Síndrome de Harry Benjamin (SHB) es una condición intersexual de nacimiento que ocurre en apróx. 1 de cada 100.000 niños de ambos sexos, en la cual la diferenciación sexual a niveles neurológico y anatómico no se corresponden. Así, una niña nacida con esta condición, parece ser un niño al nacer, su sexo cerebral es femenino pero su anatomía externa es masculina -genitales masculinos. Los niños nacidos con esta condición presentan genitalia femenina, aunque su sexo cerebral es masculino: neurológicamente son varones.

Actualmente la medicina no es capaz de diagnosticar este problema en el nacimiento, por lo cual el Síndrome de Harry Benjamin causa entonces que a estos niños se les adjudique el sexo erróneo desde el nacimiento, siendo a posteriori educados en el rol de género contrario a su verdadero sexo biológico.

Hoy sabemos que el cerebro es, de lejos, el órgano sexual más importante, y el único que puede definir, a ciencia cierta, el verdadero sexo de una persona. La identidad de género se halla impresa en las estructuras más profundas del SNC y el cerebro. El Síndrome de Harry Benjamin se diferencia de otras condiciones intersexuales, en que éste no es evidente para diagnóstico en el nacimiento, sino más interno y difícil de diagnosticar, pues requiere una tecnología de diagnóstico médico más avanzada.



El Síndrome de Harry Benjamin no es una enfermedad o un trastorno, ni se alienta a considerarlo como tal, sino una variación biológica del desarrollo sexual humano, al igual que lo son los demás Síndromes Intersexuales. Cuando en ésta página se habla de "padecimiento" y de "sufrir" Síndrome de Harry Benjamin, se hace referencia al sufrimiento (causado por la incongruencia física) que la vasta mayoria de las personas nacidas con ésta condición experimentan, y no a una consideración patológica o de enfermedad o trastorno del Síndrome de Harry Benjamin. Leer más sobre la conveniencia del término "Síndrome" aplicado a ésta condición en la Sección dedicada a la Discusión terminológica en la página Retrospectiva.

En relación a otras variaciones biológicas intersexuales, el Síndrome de Klinefelter es sobre cien veces más frecuente que el Síndrome de Harry Benjamin. El Síndrome de Turner es cincuenta veces más frecuente que el Síndrome de Harry Benjamin, y el Síndrome de Insensibilidad a los Andrógenos, es diez veces más frecuente que el Síndrome de Harry Benjamin.


La mayoría de las personas afectadas por el Síndrome de Harry Benjamin hasta ahora solían ser diagnosticadas entre los 20 y 45 años de edad, como promedio, lo cual no ha impedido a muchas personas poder corregir el problema y todavía poder llevar una vida satisfactoria después, por otro lado, al igual que ocurre con otras condiciones intersexuales no corregidas, hay un número de personas con esta condición que por diferentes motivos no pueden someterse a la cirugía correctiva genital, aunque éstos son casos raros, pues la vasta mayoría de personas con Síndrome de Harry Benjamin necesitan y completan su cirugía correctiva genital, y la tendencia actual se dirije hacia el diagnóstico precoz (temprano en la adolescencia) y el tratamiento integral lo más temprano posible.



El nivel de ansiedad experimentado por las personas con Síndrome de Harry Benjamin varía de una persona a otra. Los establecidos roles sociales de género están lejos de ser seguidos perfectamente por todo el mundo, y no todas las personas encuentran tan terrible el hecho de ser tratados como miembros del sexo opuesto. El grado de preocupación de la gente por su propia apariencia y anatomía es también muy variable. Pero es totalmente normal, y probablemente mucho más comun, para las personas, prestar más atención y dar más importancia a tanto su propio género físico y social como al de los demás. Puede ser algo que ellos ya den por garantizado sólo raramente piensen en ello, lo cual es una indicación de lo profundamente arraigado que es.

Las personas con Síndrome de Harry Benjamin casi siempre experimentan una creciente insatisfacción e infelicidad con ambos, sus cuerpos y sus roles de género, hasta que ellos puedan corregirlos, incluso hasta el punto de llegar al suicidio si no pueden solucionar su problema.

El dolor causado por el Síndrome de Harry Benjamin es exacerbado por la actitud social hacia él. Compañeros, amigos y familiares actúan frecuentemente de forma incrédula y hostil hacia personas que revelan que han descubierto que padecen el Síndrome de Harry Benjamin. La sociedad en general no trata bién a las personas cuya apariencia es ambigua de género, haciendo muchas veces de ellos/as objeto de abuso verbal, discriminación, y en ocasiones violencia. Esto es muy duro de afrontar cuando además se carece de apoyo familiar o de un empleo estable, sin embargo éste suele ser a menudo el caso.



La más posible explicación sobre la causa del Síndrome de Harry Benjamin es alguna clase de variación o irregularidad hormonal durante el periodo de gestación. Pero cualquiera que puedan ser las causas que producen esta condición, se trata de una condición genuina, traumática, que merece comprensión y compasión.

Diferencias Terminológicas Básicas



Síndrome de Harry Benjamin (SHB): es una condición intersexual que se desarrolla antes del nacimiento involucrando el proceso de diferenciación entre hombre y mujer. El Síndrome de Harry Benjamin ocurre cuando el cerebro se desarrolla de un sexo y el resto del cuerpo se desarrolla con características del sexo opuesto. El sexo indicado por el fenotipo y el genotipo es opuesto al sexo morfológico del cerebro. El SHB es todavía conocido en Medicina como "Transexualismo", siendo éste considerado en la actualidad un término inadecuado y despectivo como lo era "Mongolismo" para referirse al Síndrome de Down en el pasado.


Transexualidad: Término genérico que se refiere tanto al fenómeno que se da en el reino animal (ej. determinados anfibios, aves, ostras de mar) que consiste en un cambio de sexo natural en la especie, como popularmente se aplica también al referirse a personas que cambian de sexo. Desconocemos las causas de la transexualidad ya que al ser ésta tan amplia e involucra a tantas especies animales a la vez, sus causas fisiológicas o ambientales están aún por determinar por las Ciencias de la Zoología y la Veterinaria, entre otras.



El tratamiento del Síndrome incluye Terapia de Reemplazo Hormonal (TRH) y cirugía correctiva genital, o Cirugía de Afirmación Sexual (CAS), con el fin de corregir el problema físico y ajustar favorablemente el metabolismo.

El problema actual con el Diagnóstico es que la condición es todavía conocida con el nombre de Transexualismo y la mayor parte de la comunidad médica no está en absoluto actualizada en ésta condición, y muchas otras personas, tampoco. Parecen ignorarse los avances en la investigación de ésta condición de los últimos años y los avances en general producidos en el conocimiento del desarrollo cerebral y su relación con el género, la sexualidad. En su lugar, persisten los viejos mitos y supersticiones en relación con la condición y parece continuar todo estancado en un punto muerto, debido en gran parte a la incorrecta terminología que se emplea todavia, como transexualismo, etc.

La medicina actual, aunque perfectamente preparada para tratar con éxito el Síndrome de Harry Benjamin, sin embargo falla en cuanto a la calidad de diagnóstico y perspectiva de la condición que propaga, quedando de forma inexplicable estancada en una continua falta de auto-actualización médica sobre la condición y la oscuridad de los mitos del pasado.


(Por ello, Un consejo en cuanto a los doctores en general y psicólogos: No creas lo que te dicen. Es bastante posible que no sepan de lo que están hablando. Escúchalos -ellos saben mucho sobre el cuerpo humano y sobre qué puede ir mal en él- pero no des por sentado que todo lo que ellos dicen es correcto, y se consciente de que ellos también pueden cometer errores.)



Es recomendable acudir a un especialista endocrinólogo y aportar toda la documentación médica actualizada en relación con el Síndrome, a la vez que se presenta la condición desde una visión realista y respetuosa con su propia biología, con la pretensión de que se observe de forma objetiva.

El seguimiento psicológico resulta muy útil para el diagnóstico de esta condición, y su tratamiento físico después, puede corregirla por completo.

En la mayoría de los casos, actualmente, no se puede dar ninguna forma posible de diagnóstico hasta la infancia tardía o pre-adolescencia, siendo entonces posible el tratamiento desde, si es posible, antes del desarrollo adolescente. Los Paises Bajos están en la vanguardia de diagnóstico y tratamiento del Síndrome de Harry Benjamin en niños y adolescentes, de la mano de la doctora Cohen-Kettenis, una gran defensora del tratamiento humano de estos adolescentes desde la más temprana edad posible.



En España actualmente algunos hospitales en Madrid y Málaga pueden ofrecer un tratamiento completo de la condición bajo cobertura del Sistema Nacional de Salud, aunque existen diferentes especialistas en SHB repartidos por las diferentes comunidades autónomas.

Es importante recordar que el Síndrome de Harry Benjamin es una condición fisiológica, no psiquiátrica, y aunque la ayuda psicológica puede resultar muy útil para el diagnóstico de la condición, especialmente en edades tempranas, el tratamiento del Síndrome de Harry Benjamin es únicamente de carácter físico, incluyendo TRH y CAS, es un tratamiento correctivo físico. Por lo tanto, es al endocrinólogo, al que se debe de acudir al comienzo. Serán principalmente un endocrinólogo y un cirujano, los especialistas en el seguimiento del tratamiento del Síndrome de Harry Benjamin.

Los hallazgos de la investigación médica acerca de la base neurológica del Síndrome de Harry Benjamin (Schwaab et coll, 1985. Zhou et al, 1995), expanden la dimensión de lo que entendemos por sexo fisiológico. Así ahora sabemos que el sexo físico no sólo incluye los genitales, los órganos reproductores, el sistema endocrino (hormonas sexuales) o la estructura genética (cromosomas sexuales) sino también la estructura cerebral, el sistema neurológico, o también conocido como sexo cerebral (brain sex). Esto hace que las posibilidades de variaciones intersexuales sean todavia mayores y obliga a una ampliación del significado del término intersexual.



Además de la naturaleza neurológicamente intersexual del Síndrome de Harry Benjamin, otras características como hipogonadismo o variaciones en el sistema endocrino por ejemplo, no son tan inusuales en las personas con Síndrome de Harry Benjamin, además de muy recientes indicios en la investigación genética que fuertemente apuntan a una base cromosómica intersexual o "cruzada" de género también en personas con el Síndrome de Harry Benjamin.

Varios otros estudios señalan también que proporciones significativas de mujeres con Síndrome de Harry Benjamin poseen unos niveles de antígeno HY abnormalmente bajos (Eicher et al., 1981). Diferencias morfológicas son también relativamente comunes, hay muchas chicas con Síndrome de Harry Benjamin por ejemplo, que suelen ya tener unas formas físicas y una disposición ósea marcadamente femeninas antes de iniciar TRH.

Otros hallazgos recientes también muestran como el Síndrome de Harry Benjamin puede depender parcialmente de variaciones en la longitud de ciertos segmentos de ADN donde los investigadores examinaron una secuencia repetida en cada uno de los tres genes conocidos por su implicación con el desarrollo sexual del cerebro. (en pdf en la sección de Archivos Médicos).

Una variación genética del enzima llamado cytochrome P17, el cual está involucrado en el metabolismo de las hormonas sexuales, se ha identificado recientemente que está asociado con el Síndrome de Harry Benjamin (conocido en el pasado incorrectamente como "transexualismo").

Su presencia provoca concentraciones de tejido más altas de lo habitual en las hormonas sexuales masculinas y femeninas, influenciando el temprano desarrollo cerebral en aquellos nacidos con Síndrome de Harry Benjamin.



Bentz , Hefler , Kaufmann , Huber , Kolbus , Tempfer. Universidad Médica de Viena.


El mayor estudio genético sobre el Síndrome de Harry Benjamin realizado hasta la fecha reveló que éste puede estar relacionado con el gen que regula los receptores androgénicos, que tiene la función de transcribir proteínas y de modificar el efecto de las hormonas masculinas.

"Hay un estigma social de que el Síndrome de Harry Benjamin, vulgarmente conocido como transexualismo, es simplemente un estilo de vida, sin embargo, nuestros descubrimientos apuntan a que la identidad de género se desarrolla a partir de una base biológica", dijo el director del estudio, Vincent Harley, efectuado en la Universidad de Monash.

Los científicos recolectaron muestras de ADN de 112 mujeres que nacieron con el Síndrome de Harry Benjamin y descubrieron que eran más proclives a tener una versión más alargada del gen que regula los receptores androgénicos, con respecto a 258 hombres que cuya identidad de género se correspondía con sus caracteres sexuales.

Los investigadores afirmaron la mayor longitud del gen puede resultar en un producción más débil de testosterona durante el desarrollo.



"Es posible que la disminución de los niveles de testosterona en el cerebro durante el desarrollo puede desembocar en una masculinización incompleta del cerebro en las mujeres con Síndrome de Harry Benjamin, implicando una feminización del cerebro y de la identidad sexual.", dijo el Profesor Harley.

En un Documento sobre el reconocimiento de los derechos humanos de las personas con Síndrome de Harry Benjamin publicado muy recientemente en un periódico online de una Universidad Australiana, podemos leer lo siguiente:



"El Transexualismo (SHB) es ahora considerado por los mayores expertos en esta condición del mundo como otra de las muchas variaciones biológicas que ocurren en la formación sexual humana -una condición intersexual- donde el sexo indicado por el fenotipo y el genotipo es opuesto al sexo morfológico del cerebro. Las personas con la condición de Transexualismo (SHB) son por lo tanto nacidas con características de hombre y mujer, ambas, y como muchos otros con desarrollo sexual atípico, buscan una rehabilitación de su fenotipo y sistema endocrino para ajustarlo a su identidad sexual dominante, una identidad que es determinada por la estructura del cerebro. El Transexualismo (SHB) es acerca de ser un sexo determinado, no de convertirse en uno. Es tambien acerca de reconocer las normas de género, no sobre desafiarlas." - Karen Gurney y Eithne Mills. 2005. Murdoch University Electronic Journal of Law, Vol 12, No #1 & #2


La vasta mayoría de las personas con condiciones intersexuales, poseen una identidad de género bién definida como mujer u hombre, y por ello su situación intersexual física necesita ser corregida. Ahora los colectivos intersexuales luchan para que las personas puedan tener la libertad de decidir por sí mismas cuando y de qué manera corregirlo.

Se quiere así poner fin a las cirugías a las que son sometidas estas personas al poco tiempo de nacer, y preferiblemente esperar a que la persona crezca y pueda decidir por sí misma acerca de su identidad de género y opciones.

Esto es algo que puede ocurrir ya en un futuro próximo y entonces estas personas estarían exactamente en la misma situación que las personas con Síndrome de Harry Benjamin en la actualidad, quienes tienen que decidir sobre su identidad de género y opciones en la edad adulta también.

De esta manera podemos perfilar un futuro sin distinciones entre el Síndrome de Harry Benjamin y otras condiciones intersexuales, siendo el Síndrome de Harry Benjamin simplemente una condición intersexual más, que puede ser tratada (y si es necesario, corregida quirúrgicamente) temprano en la pre-adolescencia o más tarde en la edad adulta, justo como se espera que se haga en los otros casos de otras condiciones intersexuales también.



Sin embargo, existe una negativa por parte de la mayoría de los grupos intersexuales clásicos a entender el Síndrome de Harry Benjamin como una condición intersexual también. Esto es debido sobre todo a una falta de información acertada sobre el Síndrome de Harry Benjamin, y a viejos estereotipos del pasado así como a una a veces excesiva rigidez en cuanto a lo que se debe considerar o no "intersexual". Y es que ahora mismo lo cierto es que el Síndrome de Harry Benjamin se puede considerar más bién como una condición intersexual no convencional.

Una solución a éste problema sería probablemente la inclusión preferente del Síndrome en la clasificación de Enfermedades y Condiciones Raras, en lugar de incluirlo entre las condiciones intersexuales clásicas. Pero lo mejor sería establecer un diálogo e intentar comprender las situaciones y realidades de ambos grupos -entre grupos de personas con condiciones intersexuales diversas y grupos de personas con Síndrome de Harry Benjamin, a modo de poder desarrollar una mayor comprensión e integración entre ambos.

El Síndrome de Harry Benjamin no es parte de la Identidad de una persona, sino un problema físico que necesita ser corregido o ajustado. Debido a la antigua "relación" del Transexualismo con la homosexualidad o el trasvestismo, se empezó a considerar desde el comienzo al Transexualismo como parte de la Identidad de las personas, llamándolas transexuales, del mismo modo que se hablaba de homosexuales o de travestis.



Y ahora nos hemos acostumbrado a hacer de nuestra condición, parte de nuestra Identidad, hasta el punto de que hay personas que están empezando a conocer el término Síndrome de Harry Benjamin y ya se están preguntando como llamarse a sí mismas entonces ahora, quizá "Benjaminas"?... Siguen haciendo de su condición una parte de su Identidad, porque ya se han acostumbrado así. Sin embargo ésto es un tremendo error, el Síndrome de Harry Benjamin es una condición fisiológica, no una parte de la Identidad de una persona, y del mismo modo que las mujeres con el Síndrome de Turner por ejemplo, no se denominan a sí mismas "mujeres Turner", pues igualmente nosotros/as no tenemos porque denominarnos "hombres o mujeres SHB o Benjamines", sino simplemente "hombres" o "mujeres". El Síndrome es algo aparte.

Es mucho más adecuado referirse al proceso como una Afirmación de Sexo, en vez de como una transición de sexo. Hablamos entonces de mujeres con Síndrome de Harry Benjamin que mediante tratamiento médico, incluyendo cirugía, están Afirmando su verdadero sexo, femenino. O de hombres con Síndrome de Harry Benjamin que Afirman su verdadero sexo masculino mediante tratamiento también. En vez de hablar de transexuales de hombre a mujer, o transexuales de mujer a hombre.

Es una Afirmación de Sexo, no una transición, y la condición no forma parte ni se debe hacer parte de la Identidad de una persona. Una vez más, tanto la perspectiva del problema como la terminología que usamos para describirlo, son importantes.

Al final, el Síndrome de Harry Benjamin es simplemente una variación biológica humana natural, y su naturaleza intersexual no tiene porque ser considerada necesariamente una enfermedad o problema, así como con todas las demás condiciones intersexuales.

Sin embargo, en la vasta mayoría de los casos, se requiere tratamiento médico e intervención quirúrgica, por lo cual es tan importante el establecimiento de un protocolo adecuado de tratamiento para la condición en el contexto de una clasificación adecuada y actualizada en el catálogo internacional de enfermedades y condiciones.