viernes, 13 de mayo de 2011

Oración de las Mujeres Guardianas de la Tierra

 


Esta es una Red de Mujeres de todas las edades, razas y creencias, hermanadas por un propósito en común: trabajar por la sanación de nuestra Madre Tierra.

Formada por todas las mujeres del mundo que deseen sumarse a este trabajo energético, el objetivo es unir nuestro poder espiritual femenino en oraciones de protección y sanación para el planeta.
Cada día, en el lugar donde te encuentres, elige un momento tranquilo dentro la franja horaria de 20 a 24 hs de tu país, y conéctate con la fuerza de tu útero y de tu corazón para realizar este ritual de conexión con la Diosa.
A través de él invocamos a la Divina Madre Cósmica,
para canalizar su energía a través de nuestras propias manos y nuestras acciones cotidianas.
Al realizar este ritual en red, estamos creando entre todas un círculo de luz, que nos mantiene unidas energéticamente aunque estemos distanciadas físicamente. Entre todas creamos un espacio sagrado, de oración y sanación, y potenciamos nuestro desarrollo y aprendizaje como mujeres-canal.
Construimos cotidianamente esta Rueda Espiritual Femenina, sabiendo que no estamos solas, sino que somos miles de hermanas, mujeres sagradas, antiguas sacerdotisas, trabajando con conciencia por la restauración del Santuario Vivo de la Diosa en la Tierra.
El único requisito para ser parte de esta Hermandad es tu compromiso sincero de poner cada día una semilla de amor en el mundo.



Entre todas mantengamos encendida esta llama sagrada de fuerza espiritual femenina.

El Poder espiritual de todas nosotras,
y nuestra conciencia clara,
es un antídoto real contra el horror y el des-amor.
Que la Fuerza de la Diosa descienda a nuestras manos
y seamos capaces de poner su luz en el mundo a través de nuestras acciones concretas.



Ritual Cotidiano de sanación para la Madre Tierra



Encuentra un momento tranquilo.

Siéntate, cierra los ojos y comienza a observar el movimiento del aire mientras respiras.
Con cada inhalación visualiza que entra en ti una suave luz blanca que va llevando armonía a cada una de tus células.
Con cada exhalación suelta todo aquello que debe ser liberado, todo lo que te daña, te oprime, te preocupa...
Inhalas luz ...
Exhalas tensión...
Inhalas luz ...
Exhalas tensión...
Inhalas luz
Exhalas tensión...
Realiza a tu ritmo 7 respiraciones bien profundas...
Ahora estás completamente relajada y serena...
Lleva la atención al centro de tu vientre, y sé conciente de tu conexión con la Madre Tierra.
Ahora lleva la atención a la planta de tus pies y agradece que Ella te da un sitio para caminar, para ser, para aprender.
Ahora lleva tu conciencia al centro de tu corazón y desde este espacio interno, pronuncia con firmeza estas palabras de poder, mientras irradias esta energía santa desde la palma de tus manos hacia el suelo que estas pisando, el cuerpo sagrado de la Madre Tierra.


Mi corazón de mujer es rociado con el dulce néctar de sanación que la Madre Cósmica me entrega.
En este momento soy parte del Círculo Sagrado de Mujeres de Luz, y unida a mis hermanas, activo mi fuerza espiritual para irradiar energía amorosa a través de mis manos y mi conciencia.

Te pido Madre Cósmica que bendigas mis manos y las manos de mis hermanas en todo el mundo para poder canalizar aquí y ahora tu Luz Sanadora hacia la Madre Tierra.
Te pido Madre Divina que hagas de nosotras un instrumento de tu paz. Te pido Madre Divina que hagas de nosotras un instrumento de tu Luz.
Te pido Madre Divina que hagas de nosotras un instrumento de tu Amor.

Ayúdanos a despertarnos como Mujeres Sagradas, guerreras del Amor, defensoras de la Vida.
Acompañada por la Fuerza espiritual de todas mis hermanas envuelvo a la Tierra en una Luz intensamente Violeta y la limpio de todas las heridas.

Libero en este instante su dolor y sufrimiento y envuelvo a la Tierra en una serena Luz Rosada, llenando de vibración amorosa cada rincón de este planeta.

El poder gestante de mi útero se une al poder gestante de los úteros de mis hermanas, y entre todas formamos un círculo sagrado de protección para la Madre Tierra.

Estando juntas y conscientes de nuestro poder femenino unificado, nuestro Amor es un arma concreta, más poderosa que cualquier arma de guerra.

Abro en mis circunstancias actuales canales hacia la Gracia Divina.

Me comprometo a Ser Guardiana de la Madre Naturaleza, amando y cuidando todo lo que la Diosa ha creado en la Tierra.

Me comprometo a mantener viva esta oración día tras día, fortaleciendo el Círculo de Mujeres de Luz.

A través de mis actos cotidianos me comprometo a sembrar Amor en la Tierra.
En Amor y Luz