jueves, 21 de julio de 2011

Menstruación - consideraciones culturales - mitos y tabúes

Antiguamente se creía que el ciclo menstrual estaba relacionado con el ciclo lunar, denominándose “lunas” a las menstruaciones.

El ritmo de 28 días de la menstruación promedio es un ritmo parecido al de las fases de la Luna (27,3 días), que se manifiestan 13 veces al año (28 días x 13 = 364 días = 1 año, aproximadamente).
Desde la Antigüedad se creía, por esta sencilla relación, que el ciclo menstrual está firmemente relacionado con el ciclo lunar (creencia que ha llegado hasta nuestros días), y por esta supuesta relación se denominaron “lunas” a las menstruaciones. Algunos incluso llegaron a la errónea suposición de que la luna nueva era motivo de la regla en las mujeres vírgenes y la luna menguante en las adultas y casadas.
En algunas culturas asocian a la vulva con una herida y a la menstruación con la sangre que llega periódicamente a recordar la existencia de ella.
A lo largo de los años se han tejido infinidad de mitos y creencias con respecto a la menstruación:
  • En los pueblos antiguos se consideraba que la mujer estaba sucia cuando menstruaba, incluso entre los arapesh (tribu de Nueva Guinea) se construían chozas apartadas para las mujeres que tenían la regla.
  • Entre egipcios y hebreos era un ritual obligatorio que la mujer se sometiera a baños especiales de limpieza al final de la menstruación.
  • El libro sagrado de la Biblia , en el Antiguo Testamento se consideraba que la mujer era impura durante su periodo menstrual. Incluso se llegó a calificar de pecaminoso que una mujer entrara en el templo durante sus días de regla.
  • En la China antigua estaba establecido que la sangre menstrual no debía tocar el suelo por temor a ofender al espíritu de la Tierra.
  • Plinio (Siglo I D.C.), en sus escritos, llega a describir la regla en términos de "veneno fatal que corrompe y descompone la orina, hace perder las semillas de la fecundidad, marchita las flores y hierbas del jardín" o "el contacto con la sangre menstrual hace que el brillo del acero y el marfil desaparezcan".
  • Entre los antiguos griegosHera era la diosa responsable de la menstruación.

“La relación entre los ciclos de la Luna y la menstruación es tan fundamental que ambos fenómenos están relacionados lingüísticamente. Los términos ‘Luna’ y ‘menstruación’ comparten la misma raíz latina [mensis ‘mes’] y griega [mene ‘Luna’]. Varias religiones y culturas han reconocido el vínculo entre las mujeres y la Luna. La medicina tradicional china enlaza la Luna con lo femenino, o el principio del ‘yin’. La tradición judía dicta que las mujeres deberían celebrar el Rosh Chodesh, la Luna nueva. Varias culturas han asignado a la Luna una diosa, desde la Ishtar babilónica hasta la griega Artemis. Esta conexión es visible en prácticas religiosas, espirituales y hasta medicinales. La herbalista Rosemary Gladstar escribe que “todo el fluje energético de la tierra responde a los ciclos lunares” y recomendaba a las pacientes que sufrían amenorrea que se fijaran en el ciclo lunar cuando se trataran con terapias herbales para regular su menstruación. Pese a que está claro que el ciclo menstrual dura más o menos lo mismo que el ciclo lunar, el motivo de esta relación no es tan obvio.
La glándula pineal secreta melatonina y contiene TRH, somatostaína, GnRH y norepinephrina. La Melationina, también llamada N-Acetyl-5-methoxy-tryptamina, es un derivado del tryptophan. La pineal libera melatonina en el fluido cerebroespinal y al sistema circulatorio general. La secreción de melatonina aumenta o disminuye dependiendo de la oscuridad y la hipoglucemia. Esta hormona primariamente nocturna es muy conocida por su habilidad como inductora del sueño y su rol en el ritmo circadiano. Murray y Pizzorno observan que también posee efectos antioxidantes. Otras funciones importantes incluyen la actividad anti tumoral y anti-envejecimiento.
Sabemos que el ciclo menstrual y el ciclo lunar coinciden y que la glándula pineal es sensible a la exposición lumínica y que está relacionada con la función gonadal. ¿Están relacionados de alguna forma estos procesos? En una búsqueda preliminar y en la literatura científica sobre la glándula pineal, la melatonina, la menstruación, y los ciclos lunares, un buen número de hechos coincidentes emergen. El análisis de estos datos me lleva a proponer que la Luna influencia el ciclo menstrual a través de interacciones (posiblemente vestigios) entre la exposición a la luz de la Luna y la liberación de melatonina. Estas proposiciones no están explícitamente probadas en estudios dada la ausencia de investigación que se ha hecho en este campo.
Si la actividad pineal y la secreción de melatonina se ven afectadas por los cambios estacionales de luz, sería lógico pensar que los cambios de luz lunas también causarían efecto en esta glándula. La literatura científica que trata la relación entre el ciclo lunar y la melatonina es muy dispersa. Un ensayo de Law, "The Study of Menstrual Cycle and its Relationship to the Moon," afirmaba que la mayoría de sujetos menstruaban durante la Luna nueva, con una correlación entre los niveles de melatonina y las fases de la Luna. De todos modos, los investigadores sólo midieron los niveles de melatonina en pocos sujetos, no en todo el rango. Otro estudio que examinaba la secreción de melatonina en pájaros concluyó que la secreción de esta hormona era más alta en la Luna nueva y que era más baja en Luna llena.
Desde que la liberación de melatonina se ve estimulada por la oscuridad, no es sorprendente que los niveles cenitales de melatonina tuvieran lugar durante la fase oscura de la Luna. La conclusión lógica es que la melatonina se vería modulada no solo por las variaciones diurnas de luz, sino por las variaciones mensuales en la iluminación lunar en los lugares en los que la luz de la Luna es marcadamente visible. 
“En sociedades cazadoras y recolectoras donde no usan el control de natalidad, la menstruación es un evento distinto y el estado menstrual de una mujer se hace saber explícitamente, por lo que todos los miembros de esa sociedad saben que ella atraviesa un momento ‘sagrado’ o ‘especial’. Típicamente, no se la permite cocinar ni permitir que haya sexo hasta que el sangrado termine. La menstruación de una joven es a menudo un evento que celebrar en esas culturas. En algunas culturas, como la de los Dogon, las mujeres se mantienen en una cabaña especial durante su período menstrual.
Mientras que esas restricciones en la menstruación han sido interpretadas por muchos como prueba del dominio masculino sobre las mujeres, otros autores que han interpretado estas tradiciones las consideran potenciadoras de lo femenino. Un ejemplo es el de las mujeres Khoisan en el Kalahari, que son ritualmente más poderosas cuando menstrúan. En su cabaña especial, la ‘Nueva Doncella’ se considera inviolable – y solo con un chasquido de sus dedos puede eliminar a un hombre que no la respete. Como prueba del respeto que le brindan a la sangre menstrual, se ofrecen ejemplos de inducción de sangrado genital masculino (…) sobretodo en ritos iniciatorios masculinos.”
“La información sobre la menstruación entre los celtas es muy muy escasa. Una imagen del cuento mítico "The Ta/in" muestra a la diosa Medbh creando lagos y charcas con sus fluidos corporales. Me inclino a pensar que usaba sangre menstrual, pues los textos médicos más tardíos establecen una correspondencia entre el agua del cosmos y la sangre en los humanos. De todos modos, esto no está corroborado. (Véanse los dos libros de Bruce Lincoln,"Myth, Cosmos, and Society" y "Death, war, and Sacrifice.")”

Tabúes sobre la menstruación



  • La menstruación desde tiempos remotos se ha relacionado con el ciclo de la luna; la "luna llena" se supone que corresponde al momento de la ovulación, la "luna nueva" al de la menstruación, así como la "luna creciente" a la preparación para la fecundidad y la "luna menguante" a la preparación para la menstruación.
 
  • Todo esto es debido a que un ciclo normal en la mujer dura 28 días al igual que el ciclo de la luna.
  • La palabra menstruación viene de la palabra indoeuropea "mense" o ?mensis?, que significa al mismo tiempo mes y luna.
  • Tribus australianas y muchas centromeridionales de América están convencidas de que la mujer en período menstrual perjudica la pesca, por lo que, para evitar influjos negativos, se les prohíbe acercarse a la orilla para no dañar la pesca del día.
  • Tribus africanas tienen la idea de que si una mujer esta menstruando no se debe acercar a una vaca que da leche, ya que puede provocar infertilidad del animal.
  • Tribus colombianas tienen la idea de que si una mujer esta menstruando y toca las flechas para la caza, estas ya no servirán y deben desecharlas.
  • Tribus de Nueva Guinea encierran en las cabañas a las mujeres que están menstruando para que no arruinen las cosechas.
  • En europa se creía que si las mujeres tocaban la carne o la mantequilla esta ya no era comestible, así como, si tocaban el vino este se convertiría en vinagre.
  • En la iglesia griega, la mujer no podía comulgar durante la menstruación y, además, el concilio de Nicea les prohibió entrar a las iglesias.
  • En la Biblia (Levítico 15, 19-28) se menciona que el tiempo de la menstruación se debe considerar como impuro y la mujer en tal condición deberá guardar una serie de restricciones.
  • El hombre primitivo creía que tenía cualidades sobrenaturales, ya que no alcanzaba a comprender cómo una mujer podía perder sangre sin morir.
  • Para ciertas tribus africanas la mujer que estaba menstruando estaba contaminada y no podía cocinar para la familia, ya que de hacerlo podía envenenarlos.
  • En Alemania las mujeres usaban su sangre como afrodisíaco.
  • En Nueva Zelanda, los Maoris tenían la creencia de que las almas humanas están hechas de sangre menstrual.
Tabúes curativos o mágicos
  • Se creía que la sangre menstrual tenia poderes curativos o farmacológicos para curar enfermedades como la gota, la fiebre puerperal y las infecciones intestinales, así como para heridas y úlceras.
  • En Escocia se utilizaba para curar el mal de ojo.

Tabúes de tatarabuelita

  • No te bañes cuando menstruas, ya que se te puede cortar la regla.
  • No tomes nada frío cuando menstruas, ya que puede desaparecer tu regla para siempre y ya no podrás tener hijos.
  • No hagas ejercicio cuando menstruas, porque te pueden salir tumores.
  • No te bañes durante la menstruación, porque te pueden dar calambres dolorosos.