jueves, 3 de enero de 2013

Duelo en India por la muerte de una joven violada

NUEVA DELHI (Agencias).— Miles de personas se unieron ayer, a través de todo India, para exigir justicia y expresar su dolor por la joven víctima de una violación en grupo, quien falleció la madrugada de ayer en un hospital de Singapur.
India vivió el sábado una jornada nacional de vigilia por la víctima de 23 años, cuyo caso consternó al país y a la comunidad internacional, mientras la policía informó que seis presuntos responsables podrían enfrentar la pena de muerte.
Las manifestaciones se desarrollaron de manera pacífica y en medio de fuertes despliegues de seguridad, dispuestos por las autoridades para impedir que las protestas se tornaran violentas como en días pasados, de acuerdo con reportes del diario local The Times of India.
Después de conocer el deceso de la joven, cuya identidad se mantiene bajo reserva, el primer ministro indio Manmohan Singh expresó sus condolencias a los familiares de la víctima y llamó a la población a la calma. “Ella podrá haber perdido la lucha por la supervivencia, pero está en nosotros garantizar que su muerte no haya sido en vano”, indicó.
El presidente Pranab Mukherjee dijo que “es una verdadera heroína y simboliza lo mejor de la juventud y las mujeres de India”.
La policía india acordonó grandes áreas del centro de Nueva Delhi, la capital del país, luego que se registró una protesta violenta enseguida del ataque contra la mujer, en esa ciudad el pasado 16 de diciembre. Aunque las manifestaciones de dolor y solidaridad fueron pacíficas este sábado, los dolientes reflexionaron acerca de que la muerte de la víctima —una estudiante de medicina— debe servir como un punto de inflexión sobre el trato violento hacia las mujeres en el país.
Un ataúd de color dorado fue preparado en una funeraria en Singapur, para el traslado, anoche, del cuerpo de la víctima hacia Nueva Delhi.
La mayor congregación de personas tuvo lugar en el centro de la capital india, donde los manifestantes encendieron velas para elevar oraciones por el descanso de la joven y con frases de indignación criticaron los niveles de violencia que enfrentan las mujeres.
Bela Rana, reconocida abogada india, declaró que el caso de la estudiante ultrajada representa un cambio radical y que las mujeres ya no están dispuestas a sufrir más en silencio. “Estamos conscientes de que no es el primer caso, ni será el último, pero ya no lo toleraremos”.
Por separado, la policía informó que seis hombres sospechosos fueron detenidos y son objeto de una investigación por asesinato, por lo que de ser encontrados culpables serán enjuiciados y podrían enfrentar la pena de muerte. “Mantenemos detenidos a seis sospechosos. El tipo de delito cometido no es susceptible de fianza y conduce a la pena de muerte”, sostuvo el portavoz de la policía Rajan Bhaja. Dharmendra Kumar, alto oficial de la policía de Nueva Delhi, indicó de su lado que los cargos formales estarían presentándose el próximo 3 de enero.
La joven de 23 años fue violada por seis hombres en un autobús hace casi dos semanas en Nueva Delhi. Además fue golpeada con una barra de hierro y posteriormente arrojada desde el vehículo en marcha.
Durante varios días los médicos indios y posteriormente un equipo especializado en Singapur lucharon por su vida, infructuosamente.
La jefa de gobierno de Nueva Delhi, Sheila Dikshit, aseguró ante las cámaras que se hará todo lo posible para que no vuelva a ocurrir un caso como éste. El primer ministro ofreció impulsar un debate sobre este tema y señaló que su gobierno revisa las penas para los violadores.
El viernes, el gobierno prometió una serie de medidas, entre las que figura crear un banco de datos en el que queden registrados todos los condenados por violación del país. Y hacer públicos sus nombres, fotos y direcciones en las páginas de Internet de la policía. En Nueva Delhi, la policía creó un número de emergencia para las mujeres y se mejorará la iluminación de las calles y se vigilarán de forma más frecuente los autobuses.
El cuerpo de la joven de 23 años partió anoche de Singapur y esta madrugada llegó a Nueva Delhi.
La embajada de Estados Unidos en Nueva Delhi expresó sus condolencias a la familia de la joven y convocó al fin de la violencia de género.